World Visión en Bolivia: 37 años de trabajo para una mejor vida de los niños


World Visión en Bolivia: 37 años de trabajo para una mejor vida de los niños

"¿Qué vas a hacer al respecto?”, esa es la pregunta que la directora de una unidad educativa en Asia le hizo al reverendo Dr. Bob Pierce, un evangelista estadounidense y corresponsal de guerra, luego de ver a los ojos a una niña llamada White Jade, que había sido abandonada por su familia, durante la guerra en Corea, en 1950. Conmovido, el líder crisitiano le dio los cinco dólares que tenía en el bolsillo a la directora de la escuela dirigida por misioneros holandeses, prometiendo que enviar más cuando llegue a casa.

En 1950, se desempeñó como corresponsal de guerra cubriendo la Guerra de Corea. Ese mismo año, fundó Visión Mundial para satisfacer las necesidades de los huérfanos de guerra de Corea; en 1953, se estableció el Programa de apadrinamiento de niños de Visión Mundial. En los años que siguieron, Visión Mundial crecería rápidamente y ahora llega a niños en casi 100 países. En 1953, invitó a sus compatriotas a financiar mensualmente el cuidado de la niñez y así nace el programa de patrocinio que hoy llega a niños en casi 100 países, entre ellos Bolivia.

En siete décadas, World Vision  cumple labor social en 96 países, 14 de ellos en Latinoamérica. En  Bolivia estableció la primera oficina de operaciones  hace 37 años, en 1983, hoy  tiene presencia en 7 de los 9 departamentos. El legado del reverendo Pierce se siente profundamente a medida que World Vision comienza una nueva década. Con el apoyo de nuestros maravillosos socios y donantes infantiles, hemos podido impactar las vidas de más de 200 millones de niños vulnerables abordando las causas profundas de la pobreza, dice una nota de prensa en relación con el aniversario.

World Vision Bolivia enfoca su trabajo en las niñas y niños más vulnerables para dar respuestas concretas a problemáticas profundas en el país. Su norte es el siguiente: “Luchando contra la inequidad e injusticia  con el propósito de transformar, junto a líderes locales, autoridades y comunidades las condiciones de vulnerabilidad de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes”.

Solo en 2019 trabajó en 1.300 comunidades para beneficio directo de más de 90 mil niñas y niños con programas de desarrollo en área urbanas, periurbanas y rurales con programas enfocados en  la Niñez protegida, Niñez Saludable y Niñez lista para la vida.

Dichos programas resuelven problemas de tres pilares: la primera por los altos índices de violencia en Bolivia, ya que los datos muestran  que el  67% de las niñas y niños sufren violencia física y psicológica, y el 27% de niñas sufren violencia sexual.

El segundo devela que más del 30% de la población boliviana no tiene acceso a agua potable, eso significa alrededor de cerca de dos millones de niños no tienen acceso a agua potable. Y por último pero no por ello el menos importante es atender a  medio millón de jóvenes en situación vulnerable y no tiene un plan de vida.

Entre algunos frutos del programa en Bolivia, se destaca la labor del programa Niñez Protegida que implementó en unidades educativas, planes de seguridad para la protección, beneficiando niños niñas. Asimismo, el programa cubrió la creación de Defenso-rías de la Niñez capacitadas en áreas de influencia de PDAs y la atención a víctimas de violencia sexual.

En tanto, el Programa Niñez Saludable atiende a niñas y niños con control de crecimiento y desarrollo (evaluación nutricional y Desarrollo Infantil Temprano),  quienes además reciben pastillas para desparasitación, multivitaminas y kits de higiene.

Otro programa que resultan del respaldo de empresas aliadas, es el acceso al agua potable.

Mientras que, el programa Niñez lista para la vida milles niñas y niños del nivel inicial y primario se han beneficiado con la im-plementación de metodologías como Gimnasia Cerebral, Doman, Montessori y Programa Perceptual Motor, en  unidades educati-vas. Asimismo otros niños se beneficiaron con la implementación de Clubes de Lectura, Aulas Taller, la Mochila Viajera y Centros de Aprendizaje, para fortalecer sus capacidades de lectura comprensiva. /Urgente