Portada

Indagan secuestro de cambista en Puerto Quijarro


Indagan secuestro de cambista en Puerto Quijarro
Ref. Fotografia: Vehículo. El vehículo fue dejado a un lado de la carretera que conduce al Mutún.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Puerto Quijarro se encuentra indagando los móviles del porqué un grupo delincuencial camuflado de agentes antidrogas secuestraron a Waldo Rojas Gil. El cambista curiosamente  el pasado jueves, luego de tratativas directas entre la familia de la víctima y los plagiadores, fue dejado en libertad en la zona del Mutún sin lesiones algunas. 

El martes último, el cambista salió de su vivienda en la localidad de Puerto Quijarro para trabajar como taxista, pero no regresó. Un familiar lo vio por última vez a las 15:00, cuando conducía por la zona del Trillo.

Un día después, su familia denunció su desaparición en la Felcc indicando que desconocían su paradero.

Dejaron abandonado su taxi. Según el jefe de la Felcc, Gonzalo Medina Sánchez, el automóvil de Rojas, marca Toyota con placa JED-3644 (de Brasil), se encontraba abandonado en la carretera al Mutún. Esto levantó sospechas en los vivientes del lugar, quienes llamaron a la Policía de Puerto Quijarro alertando del hallazgo.

La autoridad policial indicó que los delincuentes a un día de su desaparición se dieron modos para comunicarse con la familia de su víctima a quien hicieron conocer que debían entregar 20 mil dólares para su liberación, caso contrario acabarían con su vida. A partir de ese momento, la familia se mantuvo al margen de la policía y supuestamente negociaron su libertad, cuyo monto cancelado se desconoce aunque se habla que se pagó 4 mil dólares. "Cuando tomamos conocimiento de su desaparición y secuestro, empezamos a realizar la georreferenciación, pero descubrimos que el celular de los secuestradores estaba inactivo y solo lo utilizaban para enviar mensajes de texto", dijo Medina en conferencia.

La Policía maneja distintas hipótesis que bien el móvil puede ser deudas.

3 falsos policías
de la Felcn fueron quienes secuestraron al librecambista.