Encuentro

El arte del retablo, César Urbano lo mantiene vivo


El arte del retablo, César Urbano lo mantiene vivo


Fiestas patronales, belenes de Navidad, costumbres y escenas de la cotidianeidad en el área rural peruana se plasman en los retablos elaborados en el departamento peruano de Ayacucho, con el artista César Urbano como uno de sus exponentes.
Ayacucho "es la cuna de la artesanía peruana", una de las zonas "más representativas del arte peruano popular", comentó Urbano en una visita a La Paz, donde presentó la muestra "Retablos Ayacuchanos", con unas 40 piezas de su creación. 

Una tradición familiar. Retablos Urbano es la marca de este artista peruano, quien dejó la carrera de Administración de Empresas para seguir los pasos de su padre y su tío en la creación de retablos.

Comenzó a hacer retablos desde sus 9 años y ya lleva 55 en este oficio.

Un retablo es una representación en la que los artistas plasman "todas las costumbres de nuestro departamento y demás regiones del país", explicó.

"Nosotros asistimos a las fiestas patronales y estando presentes, observamos todo el movimiento y todo lo que se hace. Y al regresar a la casa empezamos a plasmar", indicó.

"Porque antiguamente no teníamos los celulares como ahora tienen cámaras para tomar fotos, solamente era nuestra vista", agregó.

El proceso de elaboración. Urbano mantiene las técnicas aprendidas de su familia para hacer los retablos, empezando por la materia prima para las figuras que van dentro de cada obra, que se elaboran con una masilla de papa cocida y molida, mezclada con yeso.

"Cuando se pone como plastilina, empezamos a manipular, a hacer las figuras a mano, pieza por pieza", indicó el artista, mientras que luego las pintan y decoran en detalle.

Pequeñas figuras de niños, mujeres, hombres, mayormente con trajes típicos peruanos, además de animales de campo, casas, vegetales, frutas o diminutos instrumentos musicales típicos del Perú toman forma en sus manos.

Lo siguiente es preparar la caja de madera que contendrá la obra con una técnica de blanqueado, pintado y finalmente el decorado correspondiente con flores de colores.

Luego se colocan las figuras en la caja, según la temática elegida, que puede ser desde una fiesta popular hasta alguna tradición local.

Vaticano, cine y La Paz. El trabajo de Urbano es tan conocido que uno de sus retablos llegó, a través del Gobierno peruano, a manos del papa Francisco durante su visita a ese país en enero de 2018, junto a una cruz de camino, recordó el artista.