Documentos filtrados por Anonymous implicarían a la BBC y a Reuters en una guerra informativa contra Rusia promovida por el Gobierno del Reino Unido


Documentos filtrados por Anonymous implicarían a la BBC y a Reuters en una guerra informativa contra Rusia promovida por el Gobierno del Reino Unido
Ref. Fotografia: Referencia.

Una reciente filtración de documentos por parte del colectivo de ciberactivistas Anonymous ha puesto al descubierto una campaña de manipulación informativa contra Rusia al servicio de los intereses del Reino Unido, en la que destaca la activa implicación de Thomson Reuters Foundation y de BBC Media Action, entidades benéficas vinculadas a la agencia informativa Reuters y a la cadena BBC, respectivamente.

Entre los diversos documentos desvelados destaca una oferta de licitación firmada por la directora ejecutiva de Reuters, Monique Ville, el 31 de julio de 2017, en la que propone la celebración de un contrato con el Ministerio británico de Relaciones Exteriores y de la Commonwealth (FCO por sus siglas en inglés), para formar parte de un proyecto impulsado por este departamento bajo el epígrafe 'Desarrollo de capacidades en los medios rusos', entre cuyos objetivos estaba implementar "un programa de visitas temáticas al Reino Unido por parte de periodistas rusos e influencers".

Este programa pretendía producir un "cambio de actitud en los participantes" en estas visitas guiadas, destinadas a producir un "impacto positivo" en su "percepción del Reino Unido".

Dos años más tarde, en 2019, como también acreditarían las recientes filtraciones, la FCO desarrolló un programa similar, pero con una propuesta algo más agresiva, en el que ya se hablaba directamente de "contrarrestar la narrativa del Gobierno ruso y el dominio de los medios y el espacio de información". Reuters ofreció de nuevo su participación.

En la práctica, según se desprende de algunos de los textos filtrados, el Gobierno británico buscaba propagar su propia narrativa a través de los medios de comunicación de Rusia mediante la influencia de periodistas rusos formados en el Reino Unido. Por eso Reuters ofrece, en uno de sus intentos de obtener un contrato con la FCO, a su red de 15.000 periodistas y blogueros formados a través de sus "intervenciones de desarrollo de capacidades", 400 de los cuales trabajan en Rusia. 

La BBC y su apoyo a los medios pro-OTAN

Por su parte, la BBC, a través de su brazo operativo sin ánimo de lucro, BBC Media Action, también habría realizado una oferta, aparentemente exitosa, para participar en un programa encubierto de manipulación informativa en los países bálticos, así como en Ucrania, Moldavia y Georgia. El contrato ofrecido por el departamento británico de Exteriores para hacer este trabajo prometía a cambio sumas millonarias. 

En concreto, BBC Media Action habría propuesto su colaboración, a través de un contratista de inteligencia ya desaparecido llamado Aktis Strategy –que ya había participado en programas anteriores del Gobierno británico– para apoyar y hacer crecer a los medios pro-OTAN en áreas de conflicto, por ejemplo durante el conflicto que se inició en 2014 en Donbás. 

No obstante, los esfuerzos de Londres para mantener la influencia de la narrativa occidental en esta zona implicó también a otras entidades, a parte de la mencionada BBC Media Action. En concreto, la compañía Zinc Network se dedicó a "brindar segmentación de audiencia y soporte de focalización para dos medios independientes rusos, Meduza y MediaZona". Meduza tiene sede en Letonia, un país que, según los materiales filtrados, recibe apoyo financiero del Reino Unido para promover las políticas y valores europeos en los medios de comunicación "independientes". 

Una estrategia para "debilitar" a Rusia y sus "influencias malignas"

En un documento enviado a las diferentes compañías contratadas para llevar a cabo estos trabajos de "apoyo a los medios independientes" en países del este y en los Balcanes, el departamento británico de Exteriores detalla sin ambages la verdadera pretensión de su campaña mediática.

"El punto de partida de este programa es la identificación de patrones de comportamiento de la Federación de Rusia, que busca sembrar la desunión de las instituciones democráticas en Occidente", aseguran desde la FCO. Para ello, proponen "implementar programas e intervenciones que contrarresten estas influencias malignas".

A renglón seguido, el documento reconoce directamente que el objetivo de esta estrategia mediática no es otro que "debilitar la influencia del Estado ruso" en sus países vecinos.

Las mismas tácticas de las que acusaban a Rusia

"Los archivos prueban que el Reino Unido está realizando una operación global secreta dirigida a cambiar el régimen en Rusia", afirma Anonymous, la entidad responsable de las filtraciones, que vincula esta campaña con los casos de Alexéi Navalny y los Skripal.

El descubrimiento de la evidencia documental acerca de esta campaña de injerencia informativa ha desatado las críticas incluso dentro de las instituciones del Reino Unido, donde un diputado del Parlamento se ha mostrado escandalizado por la implicación de Reuters y BBC. 

Se trata del laborista Chris Williamson, que señaló en su cuenta de Twitter que este "programa de manipulación informativa es más agresiva y tiene mayor alcance que cualquier cosa que Rusia haya hecho en Occidente".

En una conversación con el portal The Grayzone, Williamson destacó que "estas revelaciones muestran que, mientras los parlamentarios criticaban a Rusia, los agentes británicos utilizaban a la BBC y Reuters para desplegar, precisamente, las mismas tácticas que los políticos y los comentaristas de los medios de comunicación acusaron a Rusia de utilizar".

"La BBC y Reuters se describen a sí mismos como una fuente irreprochable, imparcial y autorizada de noticias mundiales –continuó Williamson– pero ahora ambos medios están enormemente comprometidos por estas revelaciones". "Un doble rasero como este solo hace que los políticos del 'establishment' y los piratas de los medios corporativos sigan perdiendo su reputación".

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova, comentó que en su Gobierno están "esperando la reacción de Londres". "Hay cientos de documentos que revelan la máquina de propaganda de Londres", señaló Zajárova.