Portada

Defensores de Derechos Humanos buscan estrategias para enfrentar las vulneraciones


Defensores de Derechos Humanos  buscan estrategias para enfrentar las vulneraciones

En una coyuntura en el que varios derechos están siendo restringidos, los defensores de los derechos humanos de Bolivia ven la necesidad de articularse y generar estrategias para la defensa de estos en el marco de la libertad y sin temor. Ese fue uno de los puntos que se tocó en el primer día del Encuentro Nacional de Defensores y Defensoras de Derechos "Revelando y multiplicando el poder colectivo". Tal y como se destacaba en la convocatoria al evento: "el encuentro tiene la finalidad de construir estrategias de acción colectiva de las Organizaciones Defensoras de Derechos para afrontar los desafíos del contexto de manera articulada y solidaria. Además, este espacio permitirá analizar la situación de las Organizaciones de la Sociedad Civil y los riesgos que enfrentan los defensores y defensoras de derechos.También se buscará generar condiciones para una mayor capacidad de defensa, compartir estrategias y recursos para el ejercicio de las libertades fundamentales en el diálogo con el Estado y la Cooperación, y mejorar el posicionamiento público de defensores y defensoras a través de la difusión y promoción de su legítimo rol en la democracia y el desarrollo".

Evento. Esta actividad, convocada por la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social (Unitas), se inauguró el martes y concluyó ayer. En la misma participaron alrededor de 100 personas y organizaciones que trabajan por la promoción de los derechos en Bolivia.

Importante. "Un primer paso es identificarnos como defensores o defensoras, pero un segundo paso es ver en qué circunstancias estamos o qué posibilidades reales existen de articularnos, para hacer una lucha mucho más efectiva y lograr, además, en un futuro próximo, el reconocimiento formal del Estado de lo que son los defensores de derechos", explicó la directora de Unitas, Susana Erostegui.

Normas para los defensores. Resaltó que actualmente no existe una política específica que permita la libertad de la actuación de los defensores, pese a que en el país hay una larga trayectoria de organizaciones defensoras. Por ello, dijo que existe una necesidad de un reconocimiento mayor para que además se garantice un entorno propicio para la defensa de los derechos desde la sociedad civil. En ese sentido propuso un consenso entre el Estado y la sociedad civil. Explicó que ello se verá en el debate de cuánto se ha avanzado respecto de lo que es el ejercicio de las tres libertades fundamentales de expresión, la asociación y reunión pacífica, las cuales en los últimos años se han visto mermadas. "En este último tiempo se han visto bastantes hechos que reflejan esta tendencia vulneratoria, casos contra periodistas, agresiones verbales, alusiones sistemáticas contra instituciones que trabajan con distintos derechos o defendiendo a distintos grupos específicos", relató.

Principales retos. Erostegui consideró que además este encuentro servirá para marcar la línea de los retos que tienen los defensores de derechos humanos en una coyuntura actual, en la que se han restringido ciertos derechos. Varios panelistas coincidieron en que una de las situaciones que ha llevado a las restricciones de las libertades y derechos es que en el país, en el último tiempo, se ha ido perdiendo la independencia de poderes. Esa situación ha ocasionado, por ejemplo que el poder Ejecutivo incluya en la Justicia y use la misma para atemorizar a las personas que se están en contra del proyecto político del MAS.

El verdadero fin. Por ello, Erostegui considera la necesidad de romper el adormecimiento de la sociedad civil ante atropellos a los derechos humanos, aunque admite que es un proceso largo que no solo depende de la coyuntura actual electoralista sino de varios años. "Hay muchos retos que enfrentar, internamente esta necesidad de romper el adormecimiento, reaccionar y expresar libremente sin temor nuestras ideas", dijo.

Sobre las obligaciones. En ese sentido, Remberto Cárdenas, director del semanario Aquí y activista de derechos humanos, explicó durante su exposición en el panel la "Lucha política y los derechos políticos" que los defensores de derechos humanos tienen la obligación de realizar una lectura precisa de la realidad con el fin de reaccionar y proponer soluciones acorde con esta.

"Hace falta leer bien la realidad, que no lean bien la realidad los empresarios hasta podríamos alegrarnos, a veces, que no se lea bien la realidad desde el pueblo eso sí que preocupa", resaltó.

Datos sobre la actividad. Ayer concluyó el encuentro que se realizó en el Real Plaza Hotel- y se desarrollaron los paneles: Derechos humanos y extractivismo; seguridad y derechos humanos: El rol de la sociedad civil y el Estado en la protección y defensa, y las libertades fundamentales e institucionalidad para la defensa de los derechos humanos.

3 Libertades 
fundamentales han visto vulneradas, la de expresión, asociación y reunión pacífica. 

2 Días 
duró el encuentro nacional de defensores de Derechos Humanos, en La Paz. 

1 Aspecto clave 
que observan los defensores es la pérdida de independencia de los poderes del Estado.


Identifican factores del acoso político a mujeres 

El patrón sistemático de violencia contra las mujeres y la falta de institucionalidad democrática en el Estado son los dos factores que el Observatorio de Defensoras y Defensores de Derechos de UNITAS identificó como los que ahondan la problemática del acoso político a las mujeres. El análisis se da luego de conocerse en días pasados que en siete años de vigencia de la Ley 243 Contra el Acoso y Violencia Política hacia las Mujeres, no se registró ninguna sentencia, según la diputada Valeria Silva, presidenta de la Comisión de Justicia Plural de la Cámara de Diputados, en un reporte de un medio local. De acuerdo con el Observatorio, que es un espacio que informa y analiza a la sociedad civil y a las y a los defensores de derechos en el país, el patrón sistemático de violencia contra las mujeres se refiere a la repetición de prácticas o procedimientos institucionales que producen “efectos negativos en las mujeres”, al imponerles cargas que perjudican su integridad física, psicológica o mental y que van en detrimento del desarrollo normal de sus actividades.

Al punto 

Opinión.  "El Gobierno transgrede la democracia al tratar de desconocer el voto popular del 21F, bajo el argumento de que el rechazo de  los electores a su reelección   fue por 'una mentira'”, sostuvo Amparo Carvajal, presidenta de la Asamblea Permanente de DDHH en Bolivia. 

Participación. " Lo que falta es que las mujeres no solo sepan que tienen derechos, sino que también los defiendan y “los construyan” para avanzar", exministra Nila Heredia. 

Proceso. "Existe la necesidad de romper el adormecimiento de la sociedad civil ante atropellos a los derechos humanos, aunque sea un proceso largo que no solo depende de la coyuntura actual electoralista sino de varios años", Susana Erostegui, directora de Unitas.

Dato. "Hace falta leer bien la realidad, que no lean bien la realidad los empresarios hasta podríamos alegrarnos, a veces, que no se lea bien la realidad desde el pueblo eso sí que preocupa", Remberto Cárdenas, activista de DDHH.