Editorial

Absoluta precaución


Absoluta   precaución

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha dado entender que serán absolutamente cautos en cada uno de los movimientos que se realicen a partir de la jornada vivida este domingo, especialmente con el conteo de los votos y la difusión de los resultados. Esta tarea tomará algunos días y por el momento no se puede especular ni sacar conclusiones de ningún tipo. El objetivo es claro y consiste en evitar que cualquier actor político nacional o internacional pueda cuestionar este proceso tan delicado.

La jornada de votación transcurrió en medio de una normalidad que no se veía hace mucho tiempo en el país. Estábamos acostumbrados a las repetitivas denuncias de ciudadanos que habían sido eliminados irregularmente del padrón, al acarreo de votantes, el denominado “voto comunitario” y a la aparición de nombres que correspondían a difuntos, entre otros elementos que caracterizaron a los diferentes comicios que se celebraron entre 2006 y 2019.

La independencia de las autoridades electorales, el profesionalismo y la transparencia, permitieron que la población acuda a los recintos de votación con confianza, donde tuvo que soportar algunas demoras comprensibles debido a las medidas de bioseguridad que se establecieron para evitar los contagios de Covid-19. De cualquier forma, el operativo permitió cumplir con los horarios establecidos, sin menoscabar el derecho de los inscritos para sufragar.

Hasta un día antes de la jornada de domingo había un clima de temor que afortunadamente se esfumó cuando la gente acudió a los recintos y se encontró con miles de jóvenes que se apoderaron de las mesas de votación y que cumplieron con esta responsabilidad de manera ejemplar. El sábado, el Tribunal Supremo Electoral, tomó la decisión de suspender el sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), por considerar que no daba todas las garantías de confiabilidad. Hay que mencionar que precisamente en esta herramienta estuvo la falla el año pasado, por lo que había que ser drásticos en la exigencia de las garantías que eviten la contradicción en los números que se hacen públicos. Afortunadamente, todos comprendieron que la transparencia está primero y por eso mismo se debe esperar algunos días antes de confirmar los resultados definitivos de la elección.

El mensaje más recurrente de este domingo fue el respeto a la decisión de los electores, promesa que también la hizo insistentemente el candidato del MAS, Luis Arce Catacora y algunos otros referentes del anterior gobierno que fueron consultados por la prensa. 

Hemos sido pacientes hasta conseguir que se celebren elecciones y nos conviene seguir asumiendo la misma actitud esta semana, pues se trata de esperar los datos que nos mostrarán el rumbo que tomará la democracia boliviana.

Hemos sido pacientes hasta conseguir que se celebren elecciones y nos conviene seguir asumiendo la misma actitud esta semana, pues se trata de esperar los datos que nos mostrarán el rumbo que tomará la democracia boliviana.