Científicos identifican unas células madre que regeneran los músculos hasta la vejez


 Científicos identifican unas células madre que regeneran los músculos hasta la vejez
Ref. Fotografia: Imagen ilustrativa. Foto: Internet

Un grupo de científicos españoles ha identificado un mecanismo fisiológico que mantiene la capacidad regenerativa de las células madre musculares y que, sorprendentemente, resiste el paso del tiempo hasta la edad geriátrica, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Cell Biology.

La regeneración del músculo esquelético depende de una población de células madre musculares (células satélite) que se encuentran en un estado latente (o quiescente). Esta función puede activarse por daños o por estrés para formar nuevas fibras musculares y expandirse en nuevas células madre, disminuyendo así el envejecimiento, explica una nota del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC).

Tras realizar experimentos con ratones, los investigadores llegaron a la conclusión de que las células madre musculares, a pesar de estar en quiescencia, no son todas iguales. Además, identificaron un subgrupo que mantiene su capacidad regenerativa a lo largo del tiempo, decayendo solo en la edad geriátrica.

Durante su investigación, de más de siete años de duración, los científicos españoles, en colaboración con diversos laboratorios de Europa y EE.UU., lograron demostrar que este subgrupo de células madre quiescentes poseen una capacidad regenerativa superior a través de la activación de una vía de señalización asociada al FoxO (un factor regulador de la expresión génica previamente asociado a la longevidad), que mantiene la expresión de un programa génico joven a lo largo de la vida.

Sin embargo, la activación del FoxO en este subgrupo de células se pierde en la edad geriátrica, lo que provoca su pérdida de funcionalidad. No obstante, la utilización de fármacos que activen el FoxO puede tener un efecto rejuvenecedor para la musculatura y, de esta manera, mejorar la salud de las personas ancianas debilitadas por la pérdida de masa muscular, según los resultados del estudio.

Asimismo, también puede resultar útil para las personas que han perdido masa muscular por enfermedades neuromusculares o por efectos asociados al cáncer o a patologías infecciosas o inflamatorias.